Han muerto dos mujeres, cuya desaparición nos ha conmocionado, y que probablemente no hayan sufrido el maltrato contra el cual protestaremos hoy y todo el resto de nuestra vida, pero que son parte de esta tragedia diaria de vivir en el Perú: 

Soledad Piqueras Villarán, importante por lo que ella misma representaba, valiosa en su lucha, en sus intereses, en su apoyo a causas nobles, como la que nos convoca. Hija de Susana Villarán, y no por ello más o menos valiosa.

soledad piqueras villarán

Su muerte absurda, con lo inexplicable que aún es, nos hace reflexionar sobre lo frágil que es la existencia humana, y lo injusta que puede ser esta existencia, quitándole la vida a quien hace tanto por tantos y proporciona felicidad.

... 

Victoria Montoya Gonzales, una joven colombiana a quien el infortunio alcanzó el 3 de agosto, al cruzar una avenida confiando en que tenía el paso libre porque el semáforo así se lo permitía, pero no pudo prever que en Lima no cuentan los semáforos, sino la voluntad de los choferes.

Una joven a quien no conocemos pero con quien podemos sentirnos identificados los que tenemos hijos, hijas, hermanas, hermanos, amigos que a diario se exponen a la violencia de una ciudad tomada por el caos y la delincuencia.

Una joven que hoy, luego de una prolongada agonía, murió sin saber por qué se permite que en el Perú manejen potenciales asesinos.

VICTORIA MONTOYA GONZALES

Hoy diremos en voz alta ¡NI UNA MENOS! y espero que en adelante no sólo sea ni una menos por culpa de los feminicidas, violadores o agresores. Sino también que sea ¡NI UNA PERSONA MENOS! por obra del descuido, de la estupidez, o de la falsa percepción que hay un destino manifiesto.

A partir de hoy tenemos que cuidarnos mutuamente para que nadie falte, al término del día en el hogar y nadie sea infeliz, si lo podemos evitar. Es nuestra responsabilidad.

Corresponde ahora a los peruanos y peruanas ver por aquel o aquella que tiene a su lado y no permitir que sufra ni dejar que haga sufrir.

Vayamos a la marcha y empecemos a cambiar nuestra forma de ver la vida y a querernos más.

¡¡¡¡NI UNA MENOS!!!!