TV BASURA:

La tv basura no es una categoría etérea o un concepto indefinido, se trata de empresas que tienen propietarios y trabajadores, que de una u otra manera (con su accionar o su silencio cómplice) permiten no sólo que tengamos estos espacios de pudredumbre sino, lo que es peor, que en lugar de ellos no tengamos verdaderos espacios de buen solaz, de sano esparcimiento y de beneficiosa cultura. Y todo porque NOSOTROS LO PERMITIMOS.


Parafraseando lo dicho por el Marqués de Jovellanos, ¿acaso los pueblos merecen la televisión que tienen? Puede ser, pero a diferencia de la política, que involucra sólo a los que ya tienen edad para preocuparse de ella, la televisión involucra además a lo infantes y a los niños, que no tienen la capacidad para defenderse de la agresión de la tv, lo cual además nos lleva a otra afirmación: que no hay espacio más amplio y de mayor influencia que la televisión.  

Por ello es que la lucha contra la tv basura debe ser eficaz y no caer en el juego de quienes pretenden distraernos del objetivo principal, cual es el dotar a nuestra sociedad de espacios que nos hagan crecer por sobre la ignorancia y la falta de principios éticos, y no caer en el fango de la mediocridad. Y sobre todo, espacios que contribuyan a la democracia.

Una marcha puede ser útil, un pronunciamiento colectivo también, pero debe incluirse otros mecanismos, como exponer al máximo la vida privada no sólo de los que dan la cara en la tv, sino también de los que permiten que se hagan públicos estos programas, desde los guionistas hasta los propios dueños de los medios, quienes, estoy seguro, no permiten que sus hijos vean el producto que ellos venden.  

Es la única forma que entiendan lo que siente el pueblo cuando a través de esta ventana que es la tv, intervienen en nuestras vidas, distorsionándolas, deformándolas y hasta destruyéndolas, al permitirles entrar en nuestra vida, directamente o a través de las personas con las que inevitablemente nos relacionamos .

Y la solución no es manejar bien el control remoto (que no siempre está en manos capaces) o evitar reunirnos con gente que ve esta tv basura, sino desaparecer la tv basura, con el instrumento de la autorización que da el Estado para el uso de la señal del espectro electromagnético. Con el instrumento que todo ciudadano puede usar, la fuerza de la ley y el derecho.

La sociedad tiene el derecho de defenderse usando la coerción legítima para presionar a los medios de tv nacional y a sus integrantes, porque el derecho y las leyes emanan del pueblo, y ¡ EL PUEBLO NO QUIERE TV BASURA !

Lo demás queda en un segundo plano, cuando del interés superior de los niños se trata.